Besos Quotes

Quotes tagged as "besos" (showing 1-16 of 16)
“Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor, es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre.”
Escandar Algeet

David Cotos
“Espero no extrañar nunca estos días que al besarte me sentía único en el mundo.”
David Cotos, El amor es como un pan con mantequilla

Joaquín Sabina
“Tú que tanto has besado
tú que me has enseñado,
sabes mejor que yo que hasta los huesos
sólo calan los besos
que no has dado,
los labios del pecado.”
Joaquín Sabina

Alan Pauls
“Dos cosas lo rondan, sin embargo: una, la imagen de los dedos de ella abriéndose paso por entre los rulos de su mejor amigo, el contoneo de esa patrulla de soldaditos voluptuosos que exploran cada recodo de esa selva oscura y de pronto, lánguidos, se abandonan al roce de los mechones espiralados, ceden a la resistencia que le oponen las matas espesas y por fin, exhaustos, se quedan quietos, como camuflados en la maraña de pelo, a la espera de la próxima batalla; dos, la intensidad, la energía con que se besan, y sobre todo la duración de los besos, tan dilatada que a veces él, que desde ese primer día de clases ya no puede dar un paso en el colegio sin encontrárselos, sin sorprenderlos uno en brazos del otro, trenzados en una de esas ceremonias de succión mutua que los raptan del mundo, tiene la impresión de que van dejando de moverse, aplacan la respiración, se dejan mecer por el ritmo de lo único que sigue vivo en ellos, la danza muda de sus lenguas, y terminan por dormirse.”
Alan Pauls

Dulce María
“Me pediste que no te olvidara, que pensara en ti si me faltabas porque solamente tu recuerdo me alegraría el ama... Pero si te imagino sonriendo, al vacio caigo pero lento porque este dolor que llevo dentro no se parece a nada... Ni a tu olor, ni a tus besos ni al amor que me dabas...”
Dulce María

Helena Moran-Hayes
“Ian colgó el teléfono y me besó. Me apretó más fuerte contra su cuerpo y con su mano libre me tomó del cuello, sin ninguna prisa. Sus labios jugaron con los míos, su lengua paseaba con ligereza por mi boca, suavemente metió su mano bajo mi suéter. Acarició mi cintura, mi abdomen. Su otra mano la acompañó y recorrieron mi espalda. Yo coloqué mis brazos alrededor de su cuello, enredé mis manos en su cabello y lo atraje hacia mí.”
Helena Moran-Hayes, Café y Martinis

Helena Moran-Hayes
“Pasó su mano por mi mejilla. Se sentía tan suave como una seda. Su sonrisa todavía iluminaba la noche —Mi deseo fue verte sonreír.”
Helena Moran-Hayes, Café y Martinis

Dulce María
“Intentaré reconstruir mi paz, quemar tus besos, no mirar atrás.”
Dulce María

David Cotos
“Tú no sabías lo que era un beso, le preguntaste a mi lengua y hallaste la respuesta.”
David Cotos, El amor es como un pan con mantequilla

“Tus besos son mi delirio y tu cuerpo es mi perdición.”
Iray Millet

James Salter
“Tus besos me destierran”
James Salter, Last Night: Stories
tags: besos

Julio Cortázar
“Así habían empezado a andar por un París fabuloso, dejándose llevar por los signos de la noche,....deteniéndose en las placitas confidenciales para besarse en los bancos o mirar las rayuelas, los ritos infantiles del guijarro y el salto sobre un pie para entrar en el Cielo.”
Julio Cortázar, Hopscotch

Manuel Gutiérrez Nájera
“Hay besos que se empiezan en la tierra y se acaban en el infierno”
Manuel Gutiérrez Nájera, Tranvias

Iria G. Parente
“Menta y manzanilla. Siento el rubor subiendo por mis mejillas y me pregunto cómo no se me ha ocurrido a mí. A eso supongo el beso que cerró nuestra boda, y a partir de ese todos los que vinieron y que me pasan como un torrente por la cabeza. El día del banquete con mi padre, cuando se lanzó sobre mi boca con ferocidad, dispuesto a arrebatarme el aliento. Todos los que abandonamos en labios del otro en la torre. En aquel momento me perdí en ese sabor. Menta. Menta y manzanilla.”
Iria G. Parente, Encuentros

Daniel Glattauer
“Escribir es como dar besos pero sin labios. Escribir es dar besos de pensamiento.”
Daniel Glattauer, Gut gegen Nordwind

Teresa Cameselle
“Se besaron como sedientos que beben el más delicioso de los néctares. Todo a su alrededor desapareció en el tiempo que duró el beso. Flotaban en una bruma placentera que alejaba los muebles y las paredes, las personas y las convenciones, nada importaba ya. Sólo estar así, morir así, con sus bocas unidas, sus cuerpos en contacto, sus sentidos excitados hasta el infinito.”
Teresa Cameselle, Coral