Exilio Quotes

Quotes tagged as "exilio" (showing 1-8 of 8)
Eduardo Sánchez Rugeles
“El exilio está ensamblado sobre la base de un mito: el resto del mundo es un lugar mejor.”
Eduardo Sánchez Rugeles, Liubliana

Mario Benedetti
“Nunca un hombre está más seguro de lo que hace, que cuando un dolor prolongado no logra quitarle el aliento y derrotarlo.”
Mario Benedetti, Primavera con una esquina rota

Isabel Allende
“El exiliado mira hacia el pasado, lamiéndose las heridas; el inmigrante
mira hacia el futuro, dispuesto a aprovechar las oportunidades a su alcance.”
Isabel Allende, My Invented Country: A Nostalgic Journey Through Chile

Mario Benedetti
“Después de todo, mi exilio es mío. No todos tienen un exilio propio. A mí quisieron encajarme uno ajeno. Vano intento. Lo convertí en mío. ¿Cómo fue? Eso no importa. No es un secreto ni una revelación. Yo diría que hay que empezar a apoderarse de las calles. De las esquinas. Del cielo. De los cafés. Del sol y, lo que es más importante, de la sombra. Cuando uno llega a percibir que una calle no le es extranjera, sólo entonces la calle deja de mirarlo a uno como a un extranjero. Y así con todo.”
Mario Benedetti, Primavera con una esquina rota

Eduardo Sánchez Rugeles
“Pensé, aturdido por el dolor del pecho, que el desarraigo no era más que una falsa mudanza. Quizás -me dije- aquello que llamamos hogar solo sea una invención de la memoria.”
Eduardo Sánchez Rugeles, Liubliana

Eduardo Sánchez Rugeles
“Me fui de Venezuela con la convicción de que hacía lo correcto. Tardé mucho tiempo en darme cuenta de que Caracas, como un cáncer inoperable, estaba enredada en lo más profundo de mi memopria. Mi Caracas, lo sé, es una geografía fragmentaria, incompleta, tendenciosa. Mi centro se ubica al final de la avenida Teresa de la Parra, no tiene plaza ni parlamento. Me costó entender que la tragedia del exilio la escriben las cosas invisibles, los pequeños detalles que pasan desapercibidos. No todo el mundo se da cuenta de que lo que duele, lo que se echa de menos, es la belleza espontánea de lo insignificante.”
Eduardo Sánchez Rugeles, Liubliana

Wendy Guerra
“me estaba contagiando de la enfermedad de Cuba, esa de aterrizar aquella realidad en ésta”
Wendy Guerra, Domingo de Revolución