Isabel Allende Quotes

Quotes tagged as "isabel-allende" Showing 1-30 of 31
Isabel Allende
“He had only to touch me to turn my tears into sighs and my anger to desire. How accomodating love is; it forgives everything.”
Isabel Allende

Isabel Allende
“Esa noche creí que había perdido para siempre la capacidad de enamorarme, que nunca más podría reírme ni perseguir una ilusión. Pero nunca más es mucho tiempo.”
Isabel Allende, The House of the Spirits

Isabel Allende
“Music is a wind that blows away the years, memories, and fear, that crouching animal I carry inside me.”
Isabel Allende, Island Beneath the Sea

Isabel Allende
“Nadie sabe para quién escribe. Cada libro es un mensaje lanzado en una botella al mar con la esperanza de que arribe a otra orilla.”
Isabel Allende, My Invented Country: A Nostalgic Journey Through Chile

Isabel Allende
“Prométeme que siempre te vas a querer a ti misma como te quiero yo, Maya”
Isabel Allende

Isabel Allende
“El exiliado mira hacia el pasado, lamiéndose las heridas; el inmigrante
mira hacia el futuro, dispuesto a aprovechar las oportunidades a su alcance.”
Isabel Allende, My Invented Country: A Nostalgic Journey Through Chile

Isabel Allende
“Entonces se acariciaron titubeantes, reconociendose, tanteando el alma para asegurarse de que no estaban equivocados.”
Isabel Allende, Maya's Notebook

Isabel Allende
“La vida es un ruido entre dos grandes silencios”
Isabel Allende

Isabel Allende
“Igual que en el momento de venir al mundo, al morir tenemos miedo de lo desconocido. Pero el miedo es algo interior que no tiene nada que ver con la realidad.”
Isabel Allende, The House of the Spirits

Isabel Allende
“Más o menos cada diez años echo una mirada hacia el pasado y puedo ver el mapa de mi viaje, si es que eso
puede llamarse un mapa; parece más bien un plato de tallarines. Si uno vive lo suficiente y mira para atrás, es obvio que no hacemos más que andar en círculos.”
Isabel Allende, My Invented Country: A Nostalgic Journey Through Chile

Isabel Allende
“En cada ocasión debía acomodar su estado de ánimo a las exigencias del momento, pero al terminar la jornada, en el silencio de su habitación, pasaba revista a los acontecimientos y concluía que en medio del diario desafío lo más conveniente era no pensar demasiado para evitar que el miedo o la ira lo paralizaran.”
Isabel Allende, Of Love and Shadows

Isabel Allende
“La escritura es una larga introspección, es un viaje hacia las cavernas más oscuras de la conciencia, una lenta meditación. Escribo a tientas en el silencio y por el camino descubro partículas de verdad, pequeños cristales que caben en la palma de una mano y justifican mi paso por este mundo.”
Isabel Allende, Paula

Isabel Allende
“El golpe militar no surgió de la nada; las fuerzas que apoyaron a la dictadura estaban allí, pero no las habíamos percibido.
Algunos defectos de los chilenos que antes estaban bajo la superficie emergieron en gloria y majestad durante ese período.
No es posible que de la noche a la mañana se organizara la represión en tan vasta escala sin que la tendencia totalitaria existiera en un sector de la sociedad; por lo visto no éramos tan democráticos como creíamos. Por su parte el gobierno de Salvador Allende no era inocente como me gusta imaginarlo; hubo ineptitud, corrupción, soberbia. En la vida real héroes
y villanos suelen confundirse, pero puedo asegurar que en los gobiernos democráticos, incluyendo el de la Unidad
Popular, no hubo jamás la crueldad que la nación ha sufrido cada vez que intervienen los militares.”
Isabel Allende, My Invented Country: A Nostalgic Journey Through Chile

Isabel Allende
“Si me preguntaban mi nacionalidad, debía dar largas explicaciones y dibujar un mapa para demostrar que Chile no quedaba en el centro de Asia, sino en el sur de América. A menudo lo confundían con China, porque el nombre sonaba parecido. Los belgas, acostumbrados a la idea de las colonias en África, solían sorprenderse de que mi marido pareciera inglés y yo no
fuera negra; alguna vez me preguntaron por qué no usaba el traje típico, que tal vez imaginaban como los vestidos de
Carmen Miranda en las películas de Hollywood: falda a lunares y un canasto con piñas en la cabeza.”
Isabel Allende, My Invented Country: A Nostalgic Journey Through Chile

Isabel Allende
“Yo iba llorando. Allí había sido feliz.”
Isabel Allende, The House of the Spirits

“The idea of becoming an anonymous nun came to me much later. In that period of my life, I felt different from my brothers, and other children. I never saw the world as they did; to me, things and people tended to become transparent, and dreams and stories in books were more real than reality. At times I had moments of terrifying lucidity and believed that I could divine the future and the remote past, long before I was born; it was as if all times were occurring simultaneously in one space, and suddenly, through a small window that opened for a fraction of a second, I traveled to other dimensions. In my adolescence, I would have given anything to belong to the boisterous clique that danced to rock ‘n’ roll and smoked behind adults’ backs, but I didn’t try, because I knew I wasn’t one of them. The sense of loneliness that had plagued me since childhood became even more acute, but I consoled myself with the vague hope that I was cut out for a special destiny that someday would be revealed to me.”
Paula Allende

Isabel Allende
“A veces se preguntaba si los indios no estaban mejor antes, cuando eran dueños de California y vivían a su manera, con sus costumbres y sus dioses, pero enseguida se persignaba y pedía perdón a Dios por tamaña herejía. «¡Adónde vamos a parar si yo mismo dudo del cristianismo!», suspiraba, arrepentido.”
Isabel Allende, Zorro

Isabel Allende
“Quien se complace en pensar en lo malo, acaba por convocarlo”
Isabel Allende, Daughter of Fortune

Isabel Allende
“Non me ne potevo andare perché lontana da questa terra sarei stata come gli alberi che tagliano a Natale, quei poveri pini senza radici che durano un po di tempo e poi muoiono.”
Isabel Allende, The House of the Spirits

Isabel Allende
“Por fortuna no me enamoré del Zorro locamente, como le ocurre a la mayoría de las mujeres al conocerlo; siempre he mantenido la cabeza fría con respecto a él. Me di cuenta a tiempo de que nuestro héroe sólo es capaz de amar a aquellas que no le corresponden, y decidí ser una de ellas. Ha pretendido casarse conmigo cada vez que le falla una de sus novias o se queda viudo —eso ha ocurrido un par de veces—, y me he negado. Tal vez por eso sueña conmigo cuando come pesado. Si yo lo aceptara como marido, muy pronto se sentiría atrapado y yo tendría que morirme para dejarle libre, como hicieron sus dos esposas. Prefiero esperar nuestra vejez con paciencia de beduino. Sé que estaremos juntos cuando él sea un anciano de piernas enclenques y mala cabeza, cuando otros zorros más jóvenes le hayan reemplazado, y en el caso improbable de que alguna dama le abriera su balcón y él no fuera capaz de treparlo. ¡Entonces me vengaré de las penurias que el Zorro me ha hecho pasar!”
Isabel Allende, Zorro

Isabel Allende
“Diego había usado el florete a diario desde que era un niño, pero no había tenido que pelear en serio. Su único duelo a muerte fue con pistolas y había sido mucho más limpio. Comprobó que no hay nada honorable en un combate real, donde las reglas no cuentan para nada. La única regla es vencer, cueste lo que cueste. Los filos de las armas no chocaban en una elegante coreografía, como en las clases de esgrima, sino que apuntaban directamente al enemigo para atravesarlo. La caballerosidad no existía, los golpes eran feroces y no se daba cuartel a nadie. La sensación que transmitía el acero al entrar en la carne de un hombre era indescriptible. Se apoderó de él una mezcla de despiadada exaltación, de repugnancia y triunfo, perdió la noción de la realidad y se transformó en una bestia.”
Isabel Allende, Zorro

Isabel Allende
“Hasta ese momento no tenía conciencia cabal de su doble personalidad, por una parte Diego de la Vega, elegante, melindroso, hipocondríaco, y por otra el Zorro, audaz, atrevido, juguetón. Suponía que en algún punto entremedio estaba su verdadero carácter, pero no sabía cómo era, si ninguno de los dos, o la suma de ambos.”
Isabel Allende, Zorro

Isabel Allende
“[…]Diego, quien sigue ocupado de hacer justicia, en parte por buen corazón, pero más que nada porque le encanta vestirse de Zorro y correr aventuras de capa y espada. No menciono pistolas porque pronto abandonó su uso; considera que las armas de fuego, además de ser imprecisas, no son dignas de un valiente. Para batirse sólo necesita a Justina, la espada a la que ama como a una novia. Ya no tiene edad para esas chiquilladas, pero por lo visto mi amigo nunca sentará cabeza.”
Isabel Allende, Zorro

Isabel Allende
“Al crecer Rolf Carlé resultó observador, orgulloso y tenaz, con cierta inclinación romántica que lo abochornaba como un signo de debilidad.En esa época de exaltación guerrera, él jugaba con sus compañeros a las trincheras y a los aviones derribados, pero en secreto se conmovía con los brotes de cada primavera, las flores en el verano, el oro del otoño y la triste blancura del invierno.”
Isabel Allende, Eva Luna

Petra Hermans
“Isabel Allende schrijft mooie boeken.”
Petra Hermans

Isabel Allende
“Quella notte credetti di avere perso per sempre la capacità d'innamorarmi, che mai più avrei potuto ridere o inseguire un'illusione. Però mai più è molto tempo. E l'ho potuto sperimentare in questa lunga vita.”
Isabel Allende, The House of the Spirits

Isabel Allende
“Così come quando si viene al mondo, morendo abbiamo paura dell'ignoto. Ma la paura è qualcosa d'interiore che non ha nulla a che vedere con la realtà. Morire è come nascere: solo un cambiamento.”
Isabel Allende

Isabel Allende
“Não gostava de pessoas, preferia os gatos. Digeria os humanos em pequenas doses, mais de três provocavam-lhe indigestão. - Alma Belasco”
Isabel Allende

Isabel Allende
“Me sentía segura de su amor, que para mí era tan natural como el agua de la lluvia.”
Isabel Allende, Inés of My Soul

Isabel Allende
“Olía a caballo y sudor, nunca me había parecido tan guapo, tan fuerte, tan mío.”
Isabel Allende, Inés of My Soul

« previous 1