Soledad Quotes

Quotes tagged as "soledad" (showing 1-30 of 138)
Ernesto Sabato
“En todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en el que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida.”
Ernesto Sabato, El túnel

Octavio Paz
“la admiración por el Padre, símbolo de lo cerrado y agresivo, capaz de chingar y abrir, se transparenta en una expresión que empleamos cuando queremos imponer a otro nuestra superioridad: "Yo soy tu padre" […] No es el fundador de un pueblo; no es el patriarca que ejerce la patria protestad; no es rey, juez, jefe de clan. Es el poder, aislado en su misma potencia, sin relación ni compromiso con el mundo exterior. Es la incomunicación pura, la soledad que se devora a sí misma y devora lo que toca. No pertenece a nuestro mundo; no es de nuestra ciudad; no vive en nuestro barrio. Viene de lejos, está lejos siempre. Es el extraño. Es imposible no advertir la semejanza que guarda la figura del "macho" con la del conquistador español. Ése es el modelo –más mítico que real– que rige las representaciones que el pueblo mexicano se ha hecho de los poderosos: caciques, señores feudales, hacendados, políticos, generales, capitanes de industria. Todos ellos son "machos, "chingones".”
Octavio Paz, The Labyrinth of Solitude and Other Writings

Orhan Pamuk
“La razón fundamental de mi soledad es que ni siquiera yo sé de qué historia formo parte.”
Orhan Pamuk, My Name is Red

Gabriel García Márquez
“feliz num mundo próprio de realidades simples”
Gabriel García Márquez, One Hundred Years of Solitude

Thomas Bernhard
“me habia quedado tambien casi por completo sin contactos con quienes anteriormente mehabia permitido confrontaciones, es decir, confrontaciones intelectuales en diálogos y discusiones, de todas esas personas, con mi inmersión cada vez más rigurosa en mi trabajo científico, em había apartado y mantenido alejado cada vez más y, como tuve que comprender de pronto, de la forma más peligrosa y, a partir de un momento determinado, no había tenido ya fuerzas para reanudar todos esos lazos intelectuales necesarios, ciertamente había comprendido de pronto que, sin esos contactos, difícilmente podría avanzar, que sin esos contactosm probablemente, en un plazo previsible, no podría ya pensar, que pronto tampoco podría ya existir, pero me faltaban fuerzas para detener, mediante mi propia inicativa, lo que veía ya que se me acercaba, la atrofia de mi pensamiento producida por el apartamiento voluntariamente provocado, de todas las personas suceptibles de un contacto que excediera del más imprescindible, del llamado vernáculo, simplemente del derivado de las necesidades más apremiantes de la existencia en mi casa y su entorno inmediato, y habían pasado años ya desde que había dejado de mantener correpondencia, totalmente absorbido en mis ciencias, había dejado pasar el momento en que todavía hubiera sido posible reanudar esos contactos y correspondencia abandonados, todos mis esfuerzos en ese sentido habían fracasado siempre, porque en el fondo me habían faltado ya por completo, si no las fuerzas para ello, sí, probablemente, la voluntad de hacerlo, y aunque en realidad había comprendido claramente que el camino que había tomado y había seguido ya durante años no era el verdadero camino, que sólo podía ser un camino hacia el aislamiento total, aislamiento no sólo de mi mente y de mi pensamiento, sino en realidad aislamiento de todo mi ser, de toda mi existencia, siempre espantada ya, de todos modos, por ese aislamiento, no había hecho ya nada para remediarlo, había seguido avanzando siempre por ese camino, aunque siempre horrorizado por su lógica, temiendo continuamente ese camino en el que, sin embargo, no hubiera podido ya dar la vuelta; había previsto ya muy pronto la catástrofe, pero no había podido evitarla y, en realidad, se había producido ya mucho antes de que yo la reconociera como tal. Por un lado, la necesidad de aislarse por amor al trabajo científico es la primera de las necesidades deun intelectual, por otro, sin embargo, el peligro de que ese aislamiento se produzca de una forma demasiado radical que, en fin de cuentas, no tenga ya consecuencias estimulantes como se pretendía, sino inhibidoras e incluso aniquiladoras, en el trabajo intelectual es el mayor de los peligros y, a partir de cierto momento, mi aislamiento del entorno por amor a mi trabajo científico (sobre los anticuerpos) había tenido precisamente esas consecuencias aniquiladoras en mi trabajo científico. La comprensión llega siempre, como había tenido que reconocer en mi mente de la forma más dolorosa, demasiado tarde y sólo queda, si es que queda algo, la desesperación, o sea, la comprensión directa del hecho de que ese estado devastador y, por tanto, intelectual, sentimental y, en fin de cuentas corporalmente devastador, surgido de pronto, no puede cambiarse ya, ni por ningún medio.”
Thomas Bernhard, Yes

Octavio Paz
“La desconfianza, el disimulo, la reserva cortés que cierra el paso al extraño, la ironía, todas, en fin, las oscilaciones psíquicas con que al eludir la mirada ajena nos eludimos a nosotros mismos, son rasgos de gente dominada, que teme y que finge frente al señor. Es revelador que nuestra intimidad jamás aflore de manera natural sin el acicate de la fiesta, el alcohol o la muerte. […] Para salir de sí mismo el siervo necesita saltar barreras, embriagarse, olvidar su condición. Vivir a solas, sin testigos. Solamente en la soledad se atreve a ser.”
Octavio Paz, The Labyrinth of Solitude and Other Writings

Gabriel García Márquez
“...ningún lugar de la vida es más triste que una cama vacía.”
Gabriel García Márquez, Chronicle of a Death Foretold

Octavio Paz
“La imagen que nos ofrece México al finalizar el siglo XIX es la de la discordia. Una discordia más profunda que la querella política o la guerra civil, pues consistía en la superposición de formas jurídicas y culturales que no solamente no expresaban a nuestra realidad, sino que la asfixiaban e inmovilizaban. […] Cortados los lazos con el pasado, imposible el diálogo con los Estados Unidos –que sólo hablaban con nosotros el lenguaje de la fuerza o el de los negocios–, inútil la relación con los pueblos de lengua española, encerrados en formas muertas, estábamos reducidos a una imitación unilateral de Francia –que siempre nos ignoró–. ¿Qué nos quedaba? Asfixia y soledad.”
Octavio Paz, The Labyrinth of Solitude and Other Writings

Michael Ende
“Hay muchas clases de soledad, pero Momo vivía una que muy pocos hombres conocen, y menos con tanta fuerza.
Le parecía estar encerrada en una caverna rodeada de riquezas incontables que se hacían cada vez más y mayores y amenazaban asfixiarla. Y no había salida. Nadie podía llegar hasta ella y ella no se podía hacer notar a nadie, tan aplastada estaba bajo una montaña de tiempo.
Incluso llegaron horas en que deseaba no haber oído nunca la música ni haber visto los colores. No obstante, si la hubiesen dado a elegir, no habría renunciado a ese recuerdo por nada del mundo. Aunque se hubiera muerto por ello. Pues eso era lo que vivía ahora: que hay riquezas que lo matan a uno si no puede compartirlas.”
Michael Ende

Abelardo Castillo
“Soy sencillamente, o tal vez debo escribir que fui, un hombre solitario. Puedo pasarme la noche entera frente a un pocillo de café, y si a veces condesciendo a pedir una copita de caña de durazno o un cognac es para no despreciar a mis ocasionales compañeros de mesa. Para que no desconfíen de mí; para que me hablen. He conversado en esos bares con los personajes más extraordinarios de Buenos Aires. Actores fracasados, ex presidiarios, viejas putas en decadencia, infantiles putas en ascenso, poetas que se creían, o quizá eran, genios incomprendidos, tristes homosexuales que venían de una paliza descomunal, violeteras que juraban haber cantado con la Galli Curci o haber sido amantes de Perón.”
Abelardo Castillo, El espejo que tiembla

Octavio Paz
“Razas víctimas de un poder extraño cualquiera (los negros norteamericanos por ejemplo), entablan un combate con una realidad concreta. Nosotros en cambio, luchamos con entidades imaginarias, vestigios del pasado y fantasmas engendrados por nosotros mismos. Esos fantasmas y vestigios son reales, el menos para nosotros. […] son intocables e invencibles, ya que no están fuera de nosotros, sino en nosotros mismos. […] el mexicano actual, como se ha visto, puede reducirse a esto: el mexicano no quiere o no se atreve a ser él mismo.”
Octavio Paz, The Labyrinth of Solitude and Other Writings

Paul Hoffman
“La soledad es algo maravilloso (...), por dos motivos: primero porque le permite a un hombre estar consigo mismo; y segundo porque se libra de estar con los demás.”
Paul Hoffman

Charles Bukowski
“Me resulta difícil encontrar un héroe a estas alturas, así que tengo que crear mi propio héroe: yo mismo.”
Charles Bukowski, Absence of the Hero

Guy de Maupassant
“Es evidente que la soledad resulta peligrosa para las mentes que piensan demasiado.”
Guy de Maupassant, The Horla

Eduardo Galeano
“No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie.”
Eduardo Galeano

Sergio Ocampo Madrid
“Pero se había quedado sola esperando la llamada del amor genuino, y este nunca llamó, o probablemente lo hizo, pero ella no estaba para contestar.”
Sergio Ocampo Madrid, A Larissa no le gustaban los escargots

Anagaby Arrieta
“De cada instante que el universo ha vivido y vivirá, el presente era justo donde estaba. Dentro del insignificante espacio que aún ocupaba comparado con el infinito[…] ¿Por qué no era el presente millones de años antes, o millones de años después?”
Anagaby Arrieta, Ángel, la mênis del guardián

Charles Bukowski
“Nunca estoy solo. Lo mejor es estar solo, pero no del todo.”
Charles Bukowski, The Captain is Out to Lunch and the Sailors Have Taken Over the Ship

Charles Bukowski
“Lo terrible no es la muerte, sino las vidas que la gente vive o no vive hasta su muerte.”
Charles Bukowski, The Captain is Out to Lunch and the Sailors Have Taken Over the Ship

Charles Bukowski
“No estoy loco, pero tampoco estoy cuerdo.”
Charles Bukowski, The Captain is Out to Lunch and the Sailors Have Taken Over the Ship

Sergio Ocampo Madrid
“La soledad es siempre una idea que exige la referencia obligada a los otros; si los demás no existen, o si no importan, que es una forma de no existir, la soledad tampoco existe.”
Sergio Ocampo Madrid, A Larissa no le gustaban los escargots

Aldous Huxley
“Lo que había dado a Helmholtz la desagradable conciencia de ser él mismo y estar totalmente solo, era un exceso de inteligencia.”
Aldous Huxley, Brave New World

Ignacio Novo
“Quien aprende a sentirse bien solo, se vuelve mucho más exigente al elegir compañía. Han entendido que no tiene sentido llenar tu vida con alguien solo por completar un vacío. Aunque se demore, siempre hay que esperar al adecuado.”
Ignacio Novo

Javier Tinajero  Rodríguez
“Lo primero que nos enseña un libro es el placer de la soledad.”
Javier Tinajero Rodríguez

Gabriel García Márquez
“(...) el coronel Aureliano Buendía apenas si comprendió que el secreto de una buena veje no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.”
Gabriel García Márquez, Cien años de soledad y un homenaje/ One Hundred Years of Solitude and a tribute: Discursos de Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes

Rupi Kaur
“la soledad es una señal de que te necesitas
a ti misma de una manera desesperada”
Rupi Kaur, Milk and Honey

William Saroyan
“En todo lo que hace el hombre hay una imitación, y en el hecho de escapar a la soledad, la imitación resulta estridente.”
William Saroyan, The Daring Young Man on the Flying Trapeze and Other Stories

Isabel Allende
“Era broma, claro, porque lo más temible de la vejez no es la soledad, sino la dependencia.”
Isabel Allende, La suma de los días

Jasmina Alexander
“Los seres humanos podemos acostumbrarnos a la soledad, siempre y cuando la buena salud nos acompañe; pero cuando se va, entonces es cuando la soledad nos pesa...”
Jasmina Alexander

David Chevalier
“El aullido del lobo es la lucha entre su soledad y su esperanza.”
David Chevalier, La Casa de las Cruces

« previous 1 3 4 5