Music for Chameleons Quotes

Rate this book
Clear rating
Music for Chameleons Music for Chameleons by Truman Capote
8,997 ratings, 4.09 average rating, 551 reviews
Open Preview
Music for Chameleons Quotes Showing 1-15 of 15
“But I'm not a saint yet. I'm an alcoholic. I'm a drug addict. I'm homosexual. I'm a genius.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“We all, sometimes, leave each other there under the skies, and we never understand why.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Strange where our passions carry us, floggingly pursue us, forcing upon us unwanted dreams, unwelcome destinies.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Some cities, like wrapped boxes under Christmas trees, conceal unexpected gifts, secret delights. Some cities will always remain wrapped boxes, containers of riddles never to be solved, nor even to be seen by vacationing visitors, or, for that matter, the most inquisitive, persistent travelers.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Empecé a escribir cuando tenia ocho años,entonces no sabia que me había encadenado de por vida a un noble pero implacable amo... Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da a uno un látigo. Y el látigo es únicamente para autoflagelarse”.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“I'm praying for you, Mary. I want you to live forever.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“I will say only that all a writer has to work with is the material he has gathered as the result of his own endeavor and observations, and he cannot be denied the right to use it. Condemn, but not deny.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Of course, I failed in several of the areas I invaded, but it is true that one learns more from a failure than one does from a success.”
Truman Capote, Music For Chameleons
“Entonces, un día comencé a escribir, sin saber que me había encadenado de por vida a un noble pero implacable amo. Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse. [...] La diferencia entre escribir bien y el arte verdadero es sutil, pero brutal. (Capote, pág. 9)

»[...] En un cuento de Henry James, creo que “The Middle Years”, su personaje, un escritor en las sombras de la madurez, se lamenta: “Vivimos en la oscuridad, hacemos lo que podemos, el resto es la demencia del arte”. O palabras parecidas. En cualquier caso, míster James lo expone en toda la línea; nos está diciendo la verdad. Y la parte más negra de las sombras, la zona más demencial de la locura, es el riguroso juego que conlleva. (Capote, pp. 12-13)

»Los escritores, cuando menos aquellos que corren auténticos riesgos, que están ansiosos por morder la bala y pasar la plancha de los piratas, tienen mucho en común con otra casta de hombres solitarios: los individuos que se ganan la vida jugando al billar y dando cartas. (Capote, pág. 13)

»[...] Para empezar, creo que la mayoría de los escritores, incluso los mejores, son recargados. Yo prefiero escribir de menos. Sencilla, claramente, como arroyo del campo. (Capote, pág. 15).

»[...] Entretanto, aquí estoy en mi oscura demencia, absolutamente solo con mi baraja de naipes y, desde luego, con el látigo que Dios me dio (Capote, pág. 17)”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Empecé a escribir cuando tenía ocho años: de improviso, sin inspirarme en ejemplo alguno. No conocía a nadie que escribiese y a poca gente que leyese. Pero el caso era que sólo me interesaban cuatro cosas: leer libros, ir al cine, bailar claqué y hacer dibujos. Entonces, un día comencé a escribir, sin saber que me había encadenado de por vida a un noble pero implacable amo. Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Vivimos en la oscuridad, hacemos lo que podemos, el resto es la demencia del arte.”
Truman Capote, Music for Chameleons
tags: vida
“It all began in Harry’s Bar, as so many Venetian escapades do.”
Truman Capote, Music For Chameleons
“Al principio fue muy divertido. Dejó de serlo cuando averigüé la diferencia entre escribir bien y mal; y luego hice otro descubrimiento mas alarmante todavía: la diferencia entre escribir bien y el arte verdadero; es sutil, pero brutal. ¡Y, después de aquello, cayó el látigo!”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Así como algunos jóvenes practican el piano o el violín cuatro o cinco horas diarias, igual me ejercitaba yo con mis plumas y papeles.”
Truman Capote, Music for Chameleons
“Strange where our passions carry us, floggingly pursue us, forcing upon us unwanted dreams, unwelcome destinies.

Her alleged abilities to sift the sands of daydreams until she produced the solid stuff, golden realities.

Her power resided in her attitude: she behaved as though she believed she was irresistible.

She sounds the way bananas taste.

Some cities, like wrapped boxes under Christmas trees, conceal unexpected gifts, secret delights. Some cities will always remain wrapped boxes, containers of riddles never to be solved, nor even to be seen by vacationing visitors, or, for that matter, the most inquisitive, persistent travelers. To know such cities, to unwrap them, as it were, one has to have been born there. Venice is like that.”
Truman Capote, Music for Chameleons