Makers Quotes

Rate this book
Clear rating
Makers: The New Industrial Revolution Makers: The New Industrial Revolution by Chris Anderson
3,398 ratings, 3.90 average rating, 291 reviews
Open Preview
Makers Quotes (showing 1-30 of 37)
“What entrepreneurs quickly learn is that they need to price their product at least 2.3 times its cost to allow for at least one 50 percent margin for them and another 50 percent margin for their retailers (1.5 × 1.5 = 2.25). That first 50 percent margin for the entrepreneur is really mostly covering the hidden costs of doing business at a scale that they hadn’t thought of when they first started,”
Chris Anderson, Makers: The New Industrial Revolution
“that country became a center for making mobile phone components and handsets. 5. The controller board is made in China because U.S. companies long ago transferred manufacture of printed circuit boards to Asia. 6. The lithium polymer battery is made in China because battery development and manufacturing migrated to China along with the development and manufacture of consumer electronics and notebook”
Chris Anderson, Makers: The New Industrial Revolution
“Actualmente, el «lugar» cada vez importa menos en la fabricación: las ideas triunfan sobre la geografía.”
Chris Anderson, Makers
“The past ten years have been about discovering new ways to create, invent, and work together on the Web. The next ten years will be about applying those lessons to the real world.”
Chris Anderson, Makers: The New Industrial Revolution
“El proceso de fabricar cosas ha empezado a parecerse más al proceso de producción digital.”
Chris Anderson, Makers
“Una vez fuera de la caja, la MakerBot es una impresora 3-D normal: produce piezas de plástico a partir de archivos digitales. ¿Necesita una determinada herramienta ahora mismo? Bájese un diseño e imprímalo usted mismo. ¿Desea modificar un objeto que ya posee? Escanéelo, retoque las partes que desea cambiar con el software libre SketchUp de Google y cárguelo en la aplicación ReplicatorG. En cuestión de minutos tendrá usted un objeto totalmente nuevo: es un copia, mezcla y graba de átomos.”
Chris Anderson, Makers
“So, back to the future. Today we are seeing a return to a new sort of cottage industry. Once again, new technology is giving individuals the power over the means of production, allowing for bottom-up entrepreneurship and distributed innovation. Just as the Web’s democratization of the means of production in everything from software to music made it possible to create an empire in a dorm room or a hit album in a bedroom, so the new democratized tools of digital manufacturing will be tomorrow’s spinning jennies.”
Chris Anderson, Makers: The New Industrial Revolution
“Esa forma de pensar puede ser comprensible, pero es errónea. Obtener un beneficio razonable es la única manera de crear una empresa sostenible. Permítame poner un ejemplo. Usted fabrica cien unidades de su delicioso juguete de cuerda cortado a láser que representa a un pequeño tamborilero. Entre la madera, el corte con láser, el hardware, la caja y las instrucciones a usted le cuesta 20 dólares construir uno. Pongamos que lo etiqueta a 25 dólares para cubrir cualquier gasto que no haya previsto y empieza a venderlos. Puesto que se trata de un juguete divertido y que sale muy barato, se vende rápidamente. Usted cae de pronto en la cuenta de que debe volver a hacerlo todo de nuevo, esta vez con una tirada de un millar. En lugar de tener que aportar un par de miles de dólares para comprar materiales, va a necesitar 10.000 dólares. En lugar de empaquetar las piezas en su tiempo libre, debe contratar a alguien para hacerlo. Necesitará alquilar un espacio para guardar”
Chris Anderson, Makers
“Lo que aprenden rápidamente los emprendedores es que necesitan cargar su producto 2,3 veces su precio de coste para permitir al menos un 50 por ciento de beneficios para ellos y otro 50 por ciento para los minoristas (1,5 × 1,5 = 2,25). Ese primer 50 por ciento de margen para los emprendedores en realidad está cubriendo los costes ocultos de hacer negocios a una escala en la que no habían pensado cuando empezaron, desde los empleados que no calcularon que deberían contratar al seguro que no se les ocurrió que necesitarían y la atención al cliente y las devoluciones que nunca sospecharon. Y el 50 por ciento de margen para los intermediarios minoristas es cómo funciona el mercado de los minoristas. (La mayoría de empresas basan en realidad su modelo en un margen del 60 por ciento, que daría como resultado un multiplicador de 2,6, pero yo estoy aplicando un pequeño descuento para capturar aquel altruismo inicial del Maker y acelerador del crecimiento.)”
Chris Anderson, Makers
“Al igual que en un servicio de fotografía, usted también puede optar por compartir públicamente los archivos y dejar que otros los copien para sí. Incluso puede crear un «escaparate» en el cual usted gana una parte de los ingresos cada vez que alguien fabrica algo que usted ha colgado. Ponoko no posee gran parte de la maquinaria de producción. En vez de eso, es un intermediario de software entre los consumidores y los talleres de fabricación con capacidad sobrante. La página web de Ponoko efectúa el complicado trabajo de enseñar a Makers potencialmente inexpertos a crear archivos de diseño y colgarlos de forma que puedan entenderlos las máquinas. Recomienda materiales, calcula precios y gestiona la transacción.”
Chris Anderson, Makers
“So everything is an algorithm now. And just as every Google search uses its algorithms to produce a different result for each person searching, so can algorithms customize products for their consumers. For”
Chris Anderson, Makers: The New Industrial Revolution
“La forma académica de decir esto es que las cadenas de suministro mundial están «libres de escala» y pueden servir lo pequeño así como lo grande, al inventor de garaje y también a Samsung. La forma no académica de decirlo es ésta: nada le impide a usted hacer lo que sea. La gente controla ahora los medios de producción. O como dice Eric Reis, autor de El método Lean Startup, Marx no lo entendió bien: «Ya no se trata de poseer los medios de producción. Se trata de arrendar los medios de producción».”
Chris Anderson, Makers
“Cada día vemos más ejemplos de modelos de negocio con hardware de código abierto que operan con toda brillantez. La impresora MakerBot en 3-D es hardware de código abierto, como lo es la RepRap sobre la que se construyó. También lo son Arduino y los centenares de productos de empresas como Adafruit, Seeed Studio y SparkFun. La investigación realizada por Phillip Torrone, de Adafruit, reveló que a finales de 2011 había más de trescientos productos de código abierto comercializados, lo que representa más de 50 millones de dólares de ingresos anuales”
Chris Anderson, Makers
“Pero hay recompensas aparte del simple pago que pueden incluso ser más motivadoras, especialmente para los colaboradores clave, que tienden a destacar también en su vida profesional. He aquí, como ejemplo, la jerarquía de gratificaciones que acordamos para los equipos de desarrollo de los DIY Drones. Van desde lo tonto pero eficaz, como una taza para café por un commit (una contribución codificada de cualquier magnitud y que puede costar tan sólo una o dos horas), hasta una recompensa económica que podría suponer una importante suma de dinero, como por ejemplo opciones sobre acciones de 3D Robotics para los principales colaboradores.”
Chris Anderson, Makers
“En 2011, algunos inversores de capital riesgo se unieron para invertir 10 millones de dólares cada uno en Kickstarter, MakerBot (una empresa de hardware de código abierto que fabrica impresoras 3-D) y Shapeways, un servicio de impresión 3-D, así como 23 millones en Quirky, otro mercado Maker[11]”
Chris Anderson, Makers
“y personal, el poder de una persona para dirigir su propia educación, encontrar su propia inspiración, moldear su propio entorno y compartir su aventura con quien esté interesado. Las herramientas que ayudan a este proceso están seleccionadas y promocionadas por The Whole Earth Catalog». Buckminster Fuller continuaba con un poema que empezaba: «Veo a Dios en los instrumentos y mecanismos que funcionan con precisión»[13]. El Homebrew Computer Club, donde Jobs y Wozniak concibieron el primer ordenador Apple, se fundó sobre aquellos tres principios. Actualmente, acoge a centenares de espacios Maker que utilizan herramientas del siglo XXI tratando de llevar a cabo la misma clase de revolucionario cambio social y económico.”
Chris Anderson, Makers
“¿Son las comunidades? Sí, en tanto que sirven a los primitivos miembros y a otros Makers. Una empresa china puede clonar nuestros productos y quizá venderlos más baratos, pero no tendrá nuestra comunidad, y si ésta puede identificar el clon, probablemente declinará ayudar a aquellos que eligen no sostener al «equipo de casa». Pero seamos honrados: nuestras comunidades existen porque nuestros productos son difíciles de usar. En su mayor parte son comunidades de apoyo, en las que sus miembros se ayudan unos a otros para transitar por un territorio confuso y no cartografiado. También hay un poco de comunidad de desarrollo para el 1 por ciento de usuarios que desea ayudar a mejorar los productos o a encaminarlos hacia direcciones nuevas.”
Chris Anderson, Makers
“abierto. O los centenares de programas adicionales y utilidades diseñadas para trabajar con WordPress, la plataforma de blogs de código abierto.”
Chris Anderson, Makers
“También ha creado una plataforma de innovación, igual que el iPhone de Apple es una plataforma para desarrolladores de software independientes que construyen un negocio en torno a las aplicaciones propias que operan en el teléfono.”
Chris Anderson, Makers
“Una vez que usted ha creado algo en un programa CAD (de computer-aided design, «diseño asistido por ordenador»), puede elegir entre «impresión local» (un único prototipo en su impresora 3-D o en otro dispositivo doméstico) o «impresión mundial» (enviarlo a una oficina de servicios para fabricarlo masivamente). La única diferencia real es que enviarlo a una oficina de servicios implica una tarjeta de crédito o un envío, igual que ocurre con los servicios de impresión de fotos que usted ya utiliza.”
Chris Anderson, Makers
“Esto puede verse ya en el programa de CAD libre 123D, de Autodesk, que tiene en el menú una opción «Make» que le lleva a elegir entre prototipos caseros u oficinas de servicios. Con el tiempo llegarán más de esos programas CAD con «maravillas» de software que pueden ayudarle a elegir entre fabricar en 2-D o en 3-D, a optar entre materiales diferentes basándose en sus propiedades físicas o costes y a integrar componentes de compra libre en el mercado y que la oficina de servicios puede encargar para usted. Empresas como Ponoko ya ofrecen este tipo de servicio en línea, haciendo las veces de vínculo en la Web que conecta herramientas de sobremesa con la posibilidad de fabricación mundial que finalmente incorporará el botón «Make» del programa que usted use para crear algo. La pericia del taller mecánico se está reproduciendo en algoritmos de software.”
Chris Anderson, Makers
“Y aunque Steve Jobs fuese un marginado adolescente genial, no hay muchos más como él en Apple. La empresa puede «pensar diferente», pero actualmente contrata de forma muy parecida a la de cualquier otra buena empresa: basándose en los títulos académicos. De esa forma sólo se contrata a gente que desea ser contratada. Lo cual elimina a todos aquellos que, estando en cualquier otro lugar, aman el trabajo que están haciendo y no desean dejarlo. La tendencia es a no contratar niños, ancianos y delincuentes, con independencia de lo listos que sean. Tampoco a cualquiera que no sepa guardar un secreto o no desea verse atado por los términos de un contrato laboral, etc. Y, sin embargo, hay gente inteligente, e incluso brillante, que cae dentro de todas esas categorías excluidas. Por ser una empresa en lugar de una comunidad abierta, Apple cae dentro de la Ley de Joy.”
Chris Anderson, Makers
“Su primera intervención en el foro empezaba así: «El inglés no es mi lengua materna, perdón si cometo errores tratando de describir este proyecto. Hice un piloto automático para mi helicóptero de control remoto con acelerómetros extraídos de la NunChuck de Nintendo Wii». Incluía algunas fotografías del helicóptero, ahora con placas de circuito impreso incorporadas y una maraña de cables y, poco después, un vídeo del aparato en el aire. La gente se hizo eco enseguida. Y recibió una intervención animándole: «Tu inglés es muy bueno; no te preocupes por las traducciones; una imagen vale más que mil palabras y estamos entusiasmados de ver [el] vídeo. Has construido un excelente helicóptero. Es magnífico que la gente tenga ideas complicadas y consiga que funcionen».”
Chris Anderson, Makers
“Mi abuelo tuvo que encontrar un fabricante que quiso comprar una licencia para su patente y que produjo un aspersor bajo sus propias condiciones. Nosotros únicamente tuvimos que enviar nuestros diseños electrónicos a una empresa de ensamblaje (elegí Advanced Circuits, con la cual había trabajado anteriormente) y mandar el diseño CAD de la carcasa a un servicio que lo convertiría en un molde para su moldeo por inyección, el cual se envió a una planta de moldeado por inyección que pudiera trabajar a pequeña escala.”
Chris Anderson, Makers
“y un quinto del precio de mercado de un sistema de aspersión con prestaciones similares. Cuando la investigación y desarrollo es gratis (gracias, comunidad de código abierto) y no se añade al precio la propiedad intelectual, no resulta difícil recortar las alternativas del propietario, incluso a un volumen más bajo. En realidad salió aun más barato, y actualmente puedes comprar un kit de OpenSprinkler por 79,95 dólares. Rui Wang utilizó proveedores estándares para hacer las placas electrónicas y facilitar los componentes necesarios, y creó una tienda web para venderlos. Salir al mercado costó menos de 5.000 dólares, todo incluido. Aunque no es calderilla, es muchísimo menos de lo que mi abuelo tuvo que pagar sólo por las minutas de sus abogados para las patentes. Y seguro que la empresa que finalmente compró la licencia para su patente gastó cien veces esa cantidad para poner el producto en la calle.”
Chris Anderson, Makers
“Otro aspecto esencial del código abierto es que los usuarios pueden fabricar los productos por sí mismos, si quieren; no necesitan pagar por ello. Lo cual es magnífico para el 0,1 por ciento del usuario básico, que muchas veces es la mejor fuente de ideas e innovaciones en torno al producto. Pero la realidad es que el otro 99,9 por ciento de usuarios más bien pagarían para que alguien se los fabricase si les garantizan que funcionarán. Éste es el”
Chris Anderson, Makers
“Como decía Thomas Friedman, columnista de The New York Times: «Lo normal era que sólo estuviese disponible la mano de obra barata extranjera; actualmente los genios extranjeros baratos también están disponibles». Baratos no únicamente porque trabajan por menos dinero; baratos porque muchas veces trabajan gratis, como voluntarios mundiales en un proyecto en el que creen mientras otros trabajos les ponen el plato en la mesa. Hoy en día, nuestra empresa de robots posee un centenar de colaboradores cuyo trabajo se ha traducido en producto. Una veintena de ellos son empleados a sueldo y fundamentalmente trabajan en la fábrica en ingeniería de hardware y fabricación. Los otros ochenta trabajan de forma voluntaria en software. Todos los voluntarios tienen sus propios empleos, que van desde ingeniero en Apple a pastelero, pero algunos de ellos dedican lo que en pocas semanas equivale a un trabajo a tiempo completo a proyectos de robótica. Algunos de ellos son programadores profesionales que sólo buscan un reto; otros son aficionados que han hecho de”
Chris Anderson, Makers
“Tal vez, si ésta fuese una empresa realizada según el modelo Coase, hubiésemos encontrado y contratado algunos de primera categoría (los profesionales ya en ejercicio en su campo). Pero con toda seguridad se nos hubiese escapado el pastelero, el artista gráfico trabajando para una agencia de publicidad brasileña, el chico italiano que se encarga de la empresa de ambulancias por radio, el propietario jubilado de un concesionario de automóviles, el español que trabaja para una empresa de energía en las islas Canarias y todos los demás que pusieron su pasión en el proyecto, incluso si sus trayectorias profesionales los habían llevado por otros derroteros.”
Chris Anderson, Makers
“Pero en lugar de crear una fábrica, hubiese encargado los componentes electrónicos a otra empresa, y otra más le hubiera fabricado la carcasa. A continuación habría pagado a un fabricante de escobillas de Guangdong o de Ohio o de cualquier otro lugar para que le fabricara un prototipo con esos componentes. A continuación, probablemente, los habría enviado directamente a sus clientes, los fabricantes de coches, y todo el proceso habría durado meses, no años, lo que es un plazo demasiado corto para que las grandes empresas pudieran derrotarle. Sin fábrica, sin procesos legales, sin locura. Habría cumplido su sueño de convertir su invento en una empresa sin enfrentarse a molinos de viento.”
Chris Anderson, Makers
“conclusión de que se trataba de un nuevo caso de desvergonzada piratería china y quisieron saber cuándo íbamos a poner una querella. Pero la cosa cambió cuando les recordé que no se trataba de una versión «pirata», sino de un «diseño derivado» plenamente autorizado e incluso estimulado por nuestra licencia de código abierto. Dado que no demonizamos al equipo chino, sino que lo tratamos como parte de nuestra comunidad, ellos también actuaron de la misma manera. Hazy hizo su aparición y, lejos de explotar nuestro trabajo, contribuyó al mismo. De manera que al menos algunos «piratas» trabajan para nosotros. En lugar de limitarse a utilizar nuestra tecnología, nos están ayudando a mejorarla para todos. Hazy hizo realidad sus sueños y al hacerlo nos ayudó a hacer lo mismo con los nuestros.”
Chris Anderson, Makers

« previous 1