Jesús Erro's Reviews > Los cuatro amores

Los cuatro amores by C.S. Lewis
Rate this book
Clear rating

by
40291334
's review

it was amazing
bookshelves: catholic, christian, love, nonfiction, philosophy, religion, theology, virtues, friendship, classics, favorites, predestination, apologetics, libricos
Recommended to Jesús by: Irene Maciá
Recommended for: Anyone interested in affectivity, loving relationships and psychology

ENGLISH: I came to this book after reading The Art of Love by Erich Fromm . Both books focus on affectivity from different angles. Lewis describes love in a more generic, experiential and apologetic way. Fromm describes it in a more pragmatic way, shredding love into sub products of psychology: faith, activity, courage, concentration, gratitude, care, respect, responsibility, knowledge, concern, discipline, patience and so on. Lewis divides the book into the following chapters:

Introduction: Our loves are defined from the bottom, through the pleasures. The reach of our pleasures prefigures the quality of our love. There are two basic forms of love: love appreciation (similarity) allows us to admire the good of others, the image of God in them. But it isn't a complete love. Instead, the love need (moved by vital experience) leads to the approach to others and God. The divine life itself is not only similarity, but the divine life realized according to human demands, just as Christ lived it. It is done through approximation to God through our will.

Chapter I: tastes and loves for the sub-human: From Love Need another kind of love can arise, always from moral principles . How many women abandoned by their lovers when they have satisfied their needs. Moral principles such as fidelity or gratitude would have maintained the relationship. Lewis denounces many excesses of today's society: distortion of language for indoctrination, paganism (love of nature), nationalism (patriotism)

Chapter II: Affection: It's the most instinctive love but it is where our ego begins to break and rise. We begin to leave ourselves to appreciate the goodness or intelligence of the other. No importance is given. It could be confused with 1 Corinthians 13 . Christ makes it clear that we should not trust everything to this kind of love (Lk 14, 26)

Chapter III: Friendship: The companionship is the matrix of friendship. You must settle on a common hobby or cross that gives way to mutual admiration. Small circles of friends have transformed the world. Hence it is reviled by political power fearing possible rebellions. We have to banish the idea that we choose friends. Friendships are not chosen, God "serves us the table". Christ said: "I have chosen you" (Jn 15,9-17)

Chapter IV: Eros is not enough:Lewis explains why falling in love is not lasting on its own. Our ego returns with time and we must strive for the works that eros promises. The husband must sacrifice himself for his wife. Humility, charity and divine grace are necessary.

Chapter V: Charity: Natural loves do not last because they don't keep their promises or are directed towards evil. To love is to suffer. Security is never possible. The only alternative is the coffin of selfishness. We should not calculate to avoid suffering or try to take care of one's happiness. Fromm expresses this idea in other words:
Who insists on security and tranquility as the primary conditions of life cannot have faith ; who is locked in a defense system, where distance and possession constitute the means that give security, becomes a prisoner.
-Suffering according to Fromm-

Next stops: My search on this topic now looks at these books:
Love's Sacred Order: The Four Loves Revisited by Leiva-Merikakis, Erasmus
The Love Dare by Kendrick, Stephen

More information at this article at my blog.


ESPAÑOL: Llegué a este libro tras leer El Arte de Amar de Erich Fromm . Ambos libros enfocan la afectividad desde ángulos distintos. Lewis describe el amor de forma más genérica, vivencial y apologética. Fromm lo hace de forma más pragmática, desmenuzando el amor en sub productos de la psicología: fe, actividad, coraje, concentración, gratitud, cuidado, respeto, responsabilidad, conocimiento, preocupación, disciplina, paciencia, etc. Lewis divide el libro en los siguientes capítulos:

Introducción: Nuestros amores se definen desde lo más bajo, desde los placeres. El alcance de nuestros placeres prefigura la calidad de nuestro amor. Hay dos formas básicas de amor: el amor apreciación (semejanza) permite admirar lo bueno en los demás, la imagen de Dios que hay en ellos. Pero no es un amor completo. En cambio, el amor necesidad (movido por lo vital) lleva a la aproximación al prójimo y a Dios. La vida divina en sí misma, es no sólo semejanza, sino que es la vida divina realizada según las exigencias humanas, tal como la vivió Cristo. Se hace a través de la aproximación a Dios por medio de nuestra voluntad.

Capítulo I: gustos y amores por lo sub-humano: Del amor necesidad puede surgir otra clase de amor, siempre a partir de principios morales . Cuantas mujeres abandonadas por sus amantes cuando éstos han saciado sus necesidades. Principios morales como la fidelidad o la gratitud hubieran mantenido la relación. Lewis denuncia muchos excesos de la sociedad actual: deformación del lenguaje para el adoctrinamiento, paganismo (amor a la naturaleza), nacionalismo (patriotismo)

Capítulo II: El Afecto: Es el amor más instintivo pero es la primera grieta por donde nuestro ego empieza a romperse para elevarse. Empezamos a salir de nosotros mismos para apreciar la bondad o inteligencia del otro. No se da importancia. Podría confundirse con 1 Corintios 13 . Cristo deja claro que no debemos fiarlo todo a este tipo de amor (Lc 14, 26)

Capítulo III: La Amistad: El compañerismo es la matriz de la amistad. Debe asentarse en una afición o cruz común que dé paso a la mutua admiración. Pequeños círculos de amigos han transformado el mundo. De ahí que sea denostada por el poder político temiendo posibles rebeliones. Tenemos que desterrar la idea de que elegimos los amigos. Las amistades no se eligen, Dios nos sirve la mesa. Cristo dijo: "yo os he elegido a vosotros" (Jn 15,9-17)

Capítulo IV: El eros no es suficiente: Lewis explica por qué el enamoramiento no es duradero por sí mismo. Nuestro ego vuelve con el tiempo y debemos esforzarnos por los trabajos que promete el eros. El marido debe sacrificarse por su esposa. Es necesaria humildad, caridad y la gracia divina.

Capítulo V: La Caridad: Los amores naturales no perduran porque no cumplen sus promesas o son dirigidos hacia el mal. Amar es sufrir. Nunca es posible la seguridad. La única alternativa es el ataúd del egoísmo. No debemos calcular para evitar sufrimientos ni tratar de cuidar la propia felicidad. Fromm lo expresa esta idea con otras palabras:
Quien insiste en la seguridad y la tranquilidad como condiciones primarias de la vida no puede tener fe; quien se encierra en un sistema de defensa, donde la distancia y la posesión constituyen los medios que dan seguridad, se convierte en un prisionero.
-Sufrimiento según Fromm-

Siguientes paradas: Mi búsqueda sobre este tema mira ahora hacia estos libros:
Love's Sacred Order: The Four Loves Revisited por Leiva-Merikakis, Erasmo
The Love Dare por Kendrick, Stephen

Más información en este artículo de mi blog.
10 likes · flag

Sign into Goodreads to see if any of your friends have read Los cuatro amores.
Sign In »

Quotes Jesús Liked

C.S. Lewis
“Friendship is unnecessary, like philosophy, like art.... It has no survival value; rather it is one of those things which give value to survival.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Es cierto que el lenguaje no es una guía infalible, pero encierra, aun con todos sus defectos, un gran depósito de saber de realidad y de experiencia. Si uno empieza a desvirtuarlo, el lenguaje acaba vengándose. Es mejor no forzar las palabras para que signifiquen lo que a uno le apetezca.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“El amor de necesidad clama a Dios desde nuestra indigencia; el amor-dádiva anhela servir a Dios y hasta sufrir por Él; el amor de apreciación dice: «Te damos gracias por tu inmensa gloria». El amor de necesidad dice de una mujer: «No puedo vivir sin ella»; el amor-dádiva aspira a hacerla feliz, a darle comodidades, protección y, si es posible, riqueza; el amor de apreciación contempla casi sin respirar, en silencio, alegre de que esa maravilla exista, aunque no sea para él, y no se quedará abatido si la pierde, porque prefiere eso antes que no haberla conocido nunca.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Tenemos que dar un rodeo, dejar las colinas y los bosques y volver a nuestros estudios, a la iglesia, a nuestra Biblia y a ponernos de rodillas. De otro modo, el amor por la naturaleza empezaría a convertirse en una religión de la naturaleza, y entonces, aun cuando no nos condujera a «los oscuros dioses de la sangre», nos llevaría a un alto grado de insensatez.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“En el momento en el que uno dice, sintiéndolo de verdad, que pese a no ser «mi tipo» es alguien muy bueno «a su modo», se da una especie de liberación. Ese «a su modo» quiere decir que estamos saliendo de nuestro propio modo de ser, que estamos aprendiendo a valorar la bondad o la inteligencia en sí mismas, y no la bondad e inteligencia preparadas y servidas para gustar solamente a nuestro propio paladar. Y el afecto ensancha nuestra mente; de entre todos los amores naturales, ese es el más católico, el menos afectado, el más abierto. El afecto nos enseña primero a saber observar a las personas que «están ahí», luego a soportarlas, después a sonreírles, luego a que nos sean gratas, y al fin a apreciarlas. ¿Que están hechas para nosotros? ¡Gracias a Dios, no! No son más que ellas mismas, más raras de lo que uno hubiera creído, y mucho más valiosas de lo que suponíamos.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“El afecto, ya lo dije, no se da importancia. La caridad —decía san Pablo— no es engreída. El afecto puede amar lo que no es atractivo: Dios y sus santos aman lo que no es amable. El afecto «no espera demasiado», hace la vista gorda ante los errores ajenos, se rehace fácilmente después de una pelea, como la caridad sufre pacientemente, y es bondadoso y perdona. El afecto nos descubre el bien que podríamos no haber visto o que, sin él, podríamos no haber apreciado. Lo mismo hace la santa humildad. Pero si nos detuviéramos sólo en estas semejanzas, podríamos llegar a creer que este afecto no es simplemente uno de los amores naturales sino el Amor en sí mismo, obrando en nuestros corazones humanos y cumpliendo su ley. ¿Tendrían razón entonces los novelistas ingleses de la época victoriana, al decir que es suficiente este tipo de amor? ¿Son «los afectos caseros», cuando están en su mejor momento y en su desarrollo más pleno, lo mismo que la vida cristiana? La respuesta a estas preguntas, lo sé con seguridad, es decididamente No. No digo solamente que esos novelistas escribieron a veces como si nunca hubieran conocido ese texto evangélico sobre el «odiar» a la esposa y a la madre y aun la propia vida —aunque, por supuesto, sea así—, sino que la enemistad entre los amores naturales y el amor de Dios es algo que un cristiano procura no olvidar. Dios es el gran Rival, que en cualquier momento me puede robar —al menos a mí me parece un robo— el corazón de mi esposa, de mi marido o de mi hija.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Las personas que son de suyo difíciles de amar, su continua exigencia de ser amadas, como si fuera un derecho, su manifiesta conciencia de ser objeto de un trato injusto, sus reproches, sea con estridentes gritos o con quejas solamente implícitas en cada mirada o en cada gesto de resentida autocompasión, provocan en nosotros un sentimiento de culpa —esa es su intención— por una falta que no podíamos evitar y que no podemos dejar de cometer.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“El afecto produce felicidad si hay, y solamente si hay, sentido común, el dar y recibir mutuos —ese tira y afloja—, y «honestidad»; en otras palabras: sólo si se añade algo más que el mero afecto, algo distinto del afecto, pues el sentimiento solo no es suficiente. Se necesita «sentido común», es decir, razón; se necesita «tira y afloja», esto es, se necesita justicia que continuamente estimule al afecto cuando este decae, y en cambio lo restrinja cuando olvida o va contra el «arte» de amar; se necesita «honestidad», y no hay por qué ocultar que esto significa bondad, paciencia, abnegación, humildad, y la intervención continua de una clase de amor mucho más alta, amor que el afecto en sí mismo considerado nunca podrá llegar a ser. Aquí está toda la cuestión: si tratamos de vivir sólo de afecto, el afecto «nos hará daño».”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“En la amistad —en ese mundo luminoso, tranquilo, racional de las relaciones libremente elegidas— uno se aleja del sistema nervioso y lo animal. De entre todos los amores, ese es el único que parece elevarnos al nivel de los dioses y de los ángeles.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“La amistad surge fuera del mero compañerismo cuando dos o más compañeros descubren que tienen en común algunas ideas o intereses o simplemente algunos gustos que los demás no comparten y que hasta ese momento cada uno pensaba que era su propio y único tesoro, o su cruz. La típica expresión para iniciar una amistad puede ser algo así: «¿Cómo, tú también? Yo pensaba que era el único».”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“La amistad tiene que construirse sobre algo, aunque sólo sea una afición por el dominó, o por las ratas blancas. Los que no tienen nada no pueden compartir nada. Los que no van a ninguna parte no pueden tener compañeros de ruta.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“En la amistad creemos haber elegido a nuestros iguales, y en realidad cualquier casualidad podría habernos mantenido separados. Pero para un cristiano, estrictamente hablando, no hay casualidades. Un secreto Maestro de Ceremonias ha entrado en acción. Cristo, que dijo a sus discípulos: «Vosotros no me habéis elegido a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros», puede realmente decir a cada grupo de amigos cristianos: «Vosotros no os habéis elegido unos a otros, sino que Yo os he elegido a unos para otros». La amistad no es una recompensa por nuestra capacidad de elegir y por nuestro buen gusto de encontrarnos unos a otros, es el instrumento mediante el cual Dios revela a cada uno las bellezas de todos los demás. Como todas las bellezas, estas proceden de Él. En este festín es Él quien ha preparado la mesa y elegido a los invitados. Es Él, nos atrevemos a esperar, quien a veces preside, y siempre tendría que poder hacerlo. No somos nada sin nuestro Huésped.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“La amistad debe estar llena de admiración mutua, de amor de apreciación. Necesario será recordarla: sentiremos que somos nosotros mismos —nosotros cuatro o cinco— quienes nos hemos elegido unos a otros; al percibir cada uno la belleza interior de los demás, todos iguales, y formando así una nobleza voluntaria, creeremos que nosotros mismos nos hemos elevado por encima del resto de la humanidad gracias a nuestros propios poderes.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“El marido debe amar a la esposa como Cristo amó a su Iglesia y —sigamos leyendo— «dio la vida por ella» (Efesios 5, 25). Así pues, esta autoridad está más plenamente personificada no en el marido que todos quisiéramos ser, sino en Aquel cuyo matrimonio más se parece a una crucifixión, cuya esposa recibe más y da menos, es menos digna que él, es —por su misma naturaleza— menos amable. Porque la Iglesia no tiene más belleza que la que el Esposo le da; Él no la encuentra amable, pero la hace tal. Hay que mirar el crisma de esta terrible coronación no en las alegrías del matrimonio de cualquier hombre, sino en sus penas, en la enfermedad y sufrimientos de una buena esposa, o en las faltas de una mala esposa, en la perseverante (y nunca ostentosa) solicitud o inextinguible capacidad de perdón de ese hombre, perdón, no aceptación. Así como Cristo ve en la imperfecta, orgullosa, fanática o tibia Iglesia terrena a la Esposa que un día estará «sin mancha ni arruga», y se esfuerza para que llegue a serlo, así el esposo, cuya autoridad es como la de Cristo (y no se le ha concedido ninguna de otra clase), jamás debe desesperar. Por tanto, en esos matrimonios desgraciados, la «autoridad» del marido, si es que puede mantenerla, es más semejante a la de Cristo.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Las más inflexibles feministas no tienen que envidiar al sexo masculino la corona que les es ofrecida, ya sea en el misterio pagano o en el cristiano: porque una es de papel; la otra, de espinas. El verdadero peligro no está en que los maridos vayan a coger la corona de espinas con demasiada vehemencia, sino que ellos permitan u obliguen a sus mujeres a que se la roben.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Aunque resulte claro, más allá de toda duda, que el matrimonio con el ser amado no tiene posibilidad de llevar a la felicidad, cuando ni siquiera puede ofrecer otra vida que la de atender a un inválido incurable, de pobreza irremediable, de exilio, o de vergüenza, el eros nunca duda en decir: «Mejor esto que separarnos; mejor ser desdichado con ella que ser feliz sin ella. Dejemos que se rompan nuestros corazones con tal de que se rompan juntos». Si la voz dentro de nosotros no dice estas palabras, no es la voz del eros.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Descubrimos así por experiencia que no es bueno apelar al Cielo para tener un consuelo terreno. El Cielo puede dar consuelo celestial, no de otra clase. Y la tierra tampoco puede dar consuelo terreno, porque, a la larga, no hay ningún consuelo terreno.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Nada es ni demasiado trivial ni demasiado animal para que pueda ser así transformado: un juego, una broma, tomar una copa con alguien, una charla ligera, un paseo, el acto de venus, todas esas cosas pueden ser modos con los que perdonamos o aceptamos el perdón, con los que consolamos o nos reconciliamos, con los que «no buscamos nuestro propio interés». Así, en nuestros mismos instintos, apetitos y pasatiempos, el Amor se ha preparado «un cuerpo» para sí mismo.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“Cristo no enseñó ni sufrió para que llegáramos a ser, aun en los amores naturales, más cuidadosos de nuestra propia felicidad. Si el hombre no deja de hacer cálculos con los seres amados de esta tierra a quienes ha visto, es poco probable que no haga esos mismos cálculos con Dios, a quien no ha visto. Nos acercaremos a Dios no con el intento de evitar los sufrimientos inherentes a todos los amores, sino aceptándolos y ofreciéndoselos a Él, arrojando lejos toda armadura defensiva. Si es necesario que nuestros corazones se rompan y si Él elige el medio para que se rompan, que así sea.”
C.S. Lewis, The Four Loves

C.S. Lewis
“De acuerdo con las líneas sugeridas por san Agustín, no hay escapatoria. Ni tampoco de acuerdo con otras líneas. No hay inversión segura. Amar, de cualquier manera, es ser vulnerable. Basta con que amemos algo para que nuestro corazón, con seguridad, se retuerza, y posiblemente se rompa. Si uno quiere estar seguro de mantenerlo intacto, no debe dar su corazón a nadie, ni siquiera a un animal. Hay que rodearlo cuidadosamente de caprichos y de pequeños lujos; evitar todo compromiso; guardarlo a buen recaudo bajo llave en el cofre o en el ataúd de nuestro egoísmo. Pero en ese cofre —seguro, oscuro, inmóvil, sin aire— cambiará, no se romperá, se volverá irrompible, impenetrable, irredimible. La alternativa de la tragedia, o al menos del riesgo de la tragedia, es la condenación. El único sitio, aparte del Cielo, donde se puede estar perfectamente a salvo de todos los peligros y perturbaciones del amor es el Infierno.”
C.S. Lewis, The Four Loves


Reading Progress

January 13, 2020 – Shelved
January 13, 2020 – Shelved as: to-read
January 13, 2020 – Shelved as: catholic
January 13, 2020 – Shelved as: christian
January 13, 2020 – Shelved as: love
January 13, 2020 – Shelved as: nonfiction
January 13, 2020 – Shelved as: philosophy
January 13, 2020 – Shelved as: religion
January 13, 2020 – Shelved as: theology
January 13, 2020 – Shelved as: virtues
January 13, 2020 – Shelved as: friendship
January 27, 2020 – Shelved as: to-read
January 31, 2020 – Started Reading
January 31, 2020 –
7.0% "Introducción
Las palabras no pueden ser forzadas.
Amor por semejanza y por necesidad (aproximación)
Los amores humanos (patria, familia, amigos, erótico) lo son en cuanto a la semejanza con Dios. Pero es necesario un tipo de "amor necesidad" para llegar a Dios. Es amor basado en nuestro esfuerzo e imitación de Cristo: la vida divina se hace según exigencias humanas.
Dios es amor pero no todos los amores son dioses."
February 1, 2020 –
21.0% "I. Gustos y amores por lo sub-humano
Placeres necesidad (vaso agua) y apreciación (buen vino, olor rosas)
Amor a la naturaleza: ver el espíritu del lugar sin llegar al paganismo.
Amor a la patria: peligro del adoctrinamiento frente a la grandeza del sentimiento antiguo."
February 2, 2020 – Shelved as: classics
February 2, 2020 – Shelved as: favorites
February 3, 2020 –
39.0% "II El afecto
El afecto es el amor más instintivo. Se parece al amor verdadero pero necesita de la razón, justicia, bondad y paciencia para florecer.
Si es absoluto brotará odio como la mujer atareada."
February 4, 2020 –
49.0%
February 5, 2020 – Shelved as: predestination
February 5, 2020 –
62.0% "Extraordinary essay on friendship! It is distinguished from companionship. We believe that friendship is chosen, but it is God who puts us in touch, there are no chances. According to Christ, it is God who leads the disciples to Him. Friendship must be built on something. Little circles of friends have changed the world. There must be admiration and mutual appreciation."
February 6, 2020 –
76.0%
February 6, 2020 –
79.0% "End of type-eros love. Lewis describes very well why falling in love is not enough. He talks about the funny thing about falling in love.
Lovers make promises that need efforts. So True Love means sacrifice through charity."
February 7, 2020 –
100.0%
February 7, 2020 – Finished Reading
February 9, 2020 – Shelved as: apologetics
March 4, 2021 – Shelved as: libricos

No comments have been added yet.