Pelidelasemana's Reviews > Matar un ruiseñor

Matar un ruiseñor by Harper Lee
Rate this book
Clear rating

by
16099080
's review

liked it

Interesante relato sobre la génesis y el arraigo del racismo en Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX, visto a través de los ojos de una niña que presencia el juicio de un hombre negro acusado de violación en un pequeño pueblo ficticio de Alabama.

La primera parte del relato peca de un exceso de falsa pureza y bonhomía, características burdamente asociadas a la vida campestre, sin embargo éste corrige su rumbo en la segunda mitad, presentando una reflexión indispensable para entender al Estados Unidos moderno que está a meses de ser gobernado por un personaje como Donald Trump. Las heridas de los procesos sociales que conformaron al supuesto país más poderoso del mundo, décadas después siguen abiertas.

////////

NOTAS DE USO PERSONAL

PRIMERA PARTE (Capítulos 1-11)

El libro es narrado a través de los ojos de Jean Louise (Scout) Finch, una niña pendenciera oriunda del pueblo ficticio de Maycomb, en Alabama. Huérfana de madre, hija de Atticus y casi también de Calpurnia, su criada negra, hermana de Jem y amiga de Dill –un niño huérfano que pasa todos los veranos en Maycomb con su tía Rachel–.

Los tres niños sienten fascinación por la casa de los Radley donde habita Arthur, que fue encerrado por su padre debido a una tropelía de juventud y que vive junto a su hermano ya mayor. Con la excusa de describir la historia de "Boo" Radley desencadena un hermoso tour por el pueblo y sus clanes. Los apellidos son cruciales para el sino de los habitantes: los Cunningham son pobres pero siempre pagan sus deudas, los Ewell son borrachos terribles que viven en un basurero, etc.

Hermosa anécdota de Scout reprimiendo sus conocimientos al ingresar a primaria porque la maestra espera que nadie sepa leer. Se da cuenta que su nivel de conocimiento es motivo de escarnio.

Atticus, el abogado es un personaje de incorruptible rectitud y paciencia que funge como eje moral del libro. Sus enseñanzas, demasiado liberales para la época, lo hacen objeto de toda clase de críticas. Sus hijos son criados como "salvajes".

Narraciones de gran delicadeza se suceden entre el anecdotario de los intentos de los chicos por hacer salir a Boo Radley de su casa (que intenta comunicarse con ellos mediante regalos que deja en la hendidura de un árbol hasta que su padre lo cubre con cemento). La presencia de Radley se maximiza en el intento de los chicos por espiar una noche por la ventana de la casa de los Radley (Jem pierde sus pantalones al huir y cuando vuelve los encuentra doblados) y en el incendio invernal de la casa de la señorita Maudie, una anciana adorable que lo pierde todo en las llamas (mientras el incendio amenaza con esparcirse los niños se sientan en la escalera de los Radley y Scout de repente se da cuenta que tiene una manta en la espalda)

Hermosa anécdota del avistamiento de un perro rabioso en el pueblo, lo que da pie a que Atticus se muestre como un gran tirador, maravillando a sus hijos que lo creían alérgico a las armas.

El pueblo comienza a mostrar resentimiento hacia Atticus por su próxima defensa de un negro en un juicio por violación. Comienzan a hablar a sus espaldas. Scout y Jem lo perciben. Jem se enfrenta constantemente con una vieja senil que los insulta cada que pasan. Jem le destruye sus camelias y Atticus lo hace ir a leerle a la mujer. Al final se revela que la mujer quería dejar su adicción a la morfina antes de morir y que las lecturas de Jem la ayudan a jbienmorir. Momento un tanto cliché pero narrado de forma genuinamente conmovedora que concluye la primera parte del libro.

SEGUNDA PARTE (Capítulos 12- 31)

Una vez establecida la tónica del relato, el estilo narrativo, y el perfil de los personajes, Harper Lee se mete de lleno en la defensa que Atticus hace de un hombre negro que es acusado por la familia Ewel (la escoria del pueblo) de violar a la hija de la familia.

El proceso social que involucra de lleno al pueblo en el juicio –dada la respetabilidad de Atticus y la fuerte carga de racismo asociada a los estragos aún vigentes de la guerra civil norteamericana y magnificados por la gran depresión– es descrito con gran habilidad a través de los ojos "inocentes" de Scout.

La primera parte del relato, que pecaba de un exceso de falsa pureza y bonhomía asociadas a la vida campestre, corrige su rumbo en la segunda mitad, presentando una reflexión indispensable para entender al Estados Unidos moderno que está a meses de ser gobernado por un personaje como Donald Trump. Las heridas de los procesos sociales que conformaron al supuesto país más poderoso del mundo, décadas después siguen abiertas.

Atticus pierde el juicio a pesar de la fuerte evidencia en contra del testimonio de los Ewel. El jurado tarda horas en deliberar, pero al final un negro es un negro.

Tom muere al intentar escapar de la cárcel en un giro trágico que ocurre tras uno de los momentos más emotivos del libro: cuando la población negra de Maycomb acude en peregrinación a casa de Atticus para dejarle viandas por su desaforado esfuerzo.

Ewel jura venganza y, tras un festival del pueblo, ataca a Jem y a Scout, saliendo Boo Radley en ayuda de los niños y asesinando al villano con un cuchillo. Atticus, empeñado en hacer parecer que Jem fue el culpable para hacerlo parecer un caso de defensa propia es superado por el alguacil Heck Tate que asegura que el hombre cayó sobre su propio cuchillo para no llevar a juicio a Radley. La ley, al final, se dobla, en pos del "bien moral" del libro. Al final no hay más ley que la de los hombres, con sus prejuicios y conceptos borrosos de moralidad. Gran final.

Nota: fatal el uso del título del libro en algunos diálogos. Imposible incluir "como matar a un ruiseñor..." en un diálogo sin transformarlo en una cursilería insufrible.
1 like · flag

Sign into Goodreads to see if any of your friends have read Matar un ruiseñor.
Sign In »

Reading Progress

September 27, 2015 – Started Reading
September 27, 2015 – Shelved
October 10, 2015 –
page 0
0.0%
October 10, 2015 –
page 0
0.0%
October 10, 2015 –
page 0
0.0%
October 10, 2015 – Finished Reading

No comments have been added yet.