Goodreads helps you keep track of books you want to read.
Start by marking “El ciudadano de mis zapatos” as Want to Read:
El ciudadano de mis zapatos
Enlarge cover
Rate this book
Clear rating
Open Preview

El ciudadano de mis zapatos

3.9  ·  Rating details ·  49 Ratings  ·  5 Reviews
Paperback, 0 pages
Published August 28th 2004 by Suma de Letras (first published 1997)
More Details... edit details

Friend Reviews

To see what your friends thought of this book, please sign up.

Reader Q&A

To ask other readers questions about El ciudadano de mis zapatos, please sign up.

Be the first to ask a question about El ciudadano de mis zapatos

This book is not yet featured on Listopia. Add this book to your favorite list »

Community Reviews

(showing 1-30)
Rating details
Sort: Default
|
Filter
Marina
Jan 14, 2017 rated it really liked it
El estilo, parte relato, parte dialogo, en general bastante directo al que el autor nos tiene acostumbrados en los relatos para ( ...niños?) por momentos me costó un poco, quizas por ese deseo de orden que la propia cabeza nos pide. Pero no puedo separar mi opinión de la historia, parte en Buenos Aires, parte en Gesell, parte en la muerte del padre, que relata no cuando se da sino cuando puede contarla. Tan parecido a mi lectura, que transcurrió en los tres lugares. Por eso resulta dificil reseñ ...more
Juana De Arco
Mar 07, 2011 rated it really liked it
Con un humor muy particular, y muchísimo sarcasmo, el autor hace una catársis de un momento clave en su vida. Son puras reflexiones muy profundo y muy abstracto por momentos. Es una novela muy entretenida y llevadera, pero para leer en momentos muy específicos de la vida creo yo.
Mariana
Oct 01, 2011 rated it really liked it
Un libro de Pescetti para adultos. Muy linda novela, con muchas reflexiones sobre la vida, sobre los diferentes caminos que podemos tomar. Familia, amor, viajes, nuevas experiencias. Me sorprendió
Ricardo
Sep 17, 2012 rated it it was amazing
Me recordó una época linda de mi vida, interesante leer a Pescetti en una faceta seria.
Xime Peña
rated it liked it
Nov 02, 2017
Avelino Alvarez
rated it really liked it
Apr 01, 2013
Paula
rated it it was amazing
Jan 31, 2017
Miguel Aleman
rated it it was amazing
Apr 12, 2016
Chiaru Lisanti
rated it liked it
Nov 07, 2016
Veronica Aguila
rated it it was amazing
May 07, 2014
Melina
rated it it was amazing
Dec 29, 2015
Florencia
rated it liked it
Oct 08, 2016
Dani
rated it liked it
Dec 15, 2013
Ana Ferro
rated it really liked it
Mar 14, 2013
Rocio
rated it liked it
Mar 13, 2014
Florencia Verdecchia
rated it really liked it
Mar 31, 2013
Juli Podadera
rated it liked it
Apr 14, 2015
Brenda
rated it it was amazing
Aug 10, 2010
Un Tipo
rated it liked it
Jul 25, 2013
Fidel Aquino
rated it it was amazing
Dec 27, 2016
Flor
rated it it was amazing
Aug 02, 2012
Pablo
rated it really liked it
Nov 21, 2017
Brendabites
rated it really liked it
Aug 03, 2014
Luli Ponfil
rated it it was amazing
Nov 04, 2016
Leticia Montes
rated it it was amazing
Apr 29, 2018
Agustina
rated it it was ok
Mar 12, 2014
Meli Remonda
rated it really liked it
Feb 22, 2012
Ailén
rated it really liked it
Apr 07, 2015
Melina
rated it it was amazing
Feb 21, 2016
Anahi
rated it it was amazing
Nov 14, 2015
« previous 1 next »
There are no discussion topics on this book yet. Be the first to start one »
Luis María Pescetti nació en San Jorge, provincia de Santa Fe, en 1958. Es compositor, comediante y escritor. Fue profesor de música en escuelas, y colaboró en el Plan Nacional de Lectura de la Secretaría de Cultura de la Nación (Argentina), viajando por todo el país, con charlas, seminarios y talleres sobre creatividad y animación musical. Trabajó en radio, televisión y teatros de Cuba, Estados U ...more
More about Luis María Pescetti
“No sé cómo no enloquecí entonces, porque hubiera sido tanto mejor, enloquecer como un hombre. Salir a caminar y que nos encontraran una semana después, con cara de susto, espantados todavía, que con mucho trabajo nos dejáramos llevar a casa. Perder la cordura hubiera sido tanto más sano, no haber explotado entonces fue más cruel.¿A quién le debe uno la cordura? Si no se podía hacer que el tiempo diera un solo paso atrás, ¿por qué quedarse calladamente, sumisamente, obedientemente cuerdos? Debe ser que uno no enloquece cuando quiere, sino cuando puede” 5 likes
“Me quedaba quieto igual que una vez, cuando tenía cinco años, que estábamos de visita en casa de un tío. La conversación de grandes me había dado sueño y me recosté en el sillón. Mi tío me apoyó sobre sus piernas y siguió conversando mientras me acariciaba la cabeza. Me despabiló por completo esa mano grande pasando suave por mis cabellos, pero seguí haciéndome el dormido porque, de alguna manera, supe que esos mimos eran porque creían que no me daba cuenta, curioso. Oí cuando mi madre dijo: Éste se está haciendo el dormido. Y a mi tío responderle que no, que estaba dormido en serio, sentí como su mano tocaba mis párpados y debo haberme acordado de algún perro que vi durmiendo, porque hasta los ojos para atrás puse con tal de que siguierna acariciándome la cabeza. Quien sabe cómo hace uno, a los seis años, para ya saber que hay cosas que se terminan si uno se despierta. No me pregunté entonces porqué se terminaba tanta ternura si se daban cuenta de que estaba despierto. ¿Sería posible que alguien te acariciara aunque estuvieras despierto? Eso lo aprendí de grande, como también, a oir el amor callado de los que sólo te acarician si te ven dormido, por pudor, por vergüenza, por campesina falta de costumbre de decir cuánto se quiere y también porque les gana el sentimiento.” 4 likes
More quotes…