Goodreads helps you keep track of books you want to read.
Start by marking “La democracia y el triunfo del Estado: Esbozo de una revolución democrática, axiológica y civilizadora” as Want to Read:
La democracia y el triunfo del Estado: Esbozo de una revolución democrática, axiológica y civilizadora
Enlarge cover
Rate this book
Clear rating
Open Preview

La democracia y el triunfo del Estado: Esbozo de una revolución democrática, axiológica y civilizadora

it was amazing 5.0  ·  Rating Details ·  2 Ratings  ·  1 Review
«Esta obra busca ser una reflexión renovadora, estratégicamente significativa, sobre la relación de antagonismo existente en las sociedades de la modernidad entre democracia y Estado, mostrando que el ascenso de éste desde las revoluciones liberales hasta hoy está causando la aniquilación de facto de la libertad de conciencia, política y civil, por tanto, la negación del ...more
Paperback, 640 pages
Published 2010 by Editorial Manuscritos

Friend Reviews

To see what your friends thought of this book, please sign up.

Reader Q&A

To ask other readers questions about La democracia y el triunfo del Estado, please sign up.

Be the first to ask a question about La democracia y el triunfo del Estado

This book is not yet featured on Listopia. Add this book to your favorite list »

Community Reviews

(showing 1-4)
filter  |  sort: default (?)  |  Rating Details
Dolmen
Nov 17, 2010 Dolmen added it
"La vida como esfuerzo y servicio desinteresados" ese es el lema de Félix y a partir de él hace, en mi opinión, la mejor explicación publicada hasta la fecha sobre el mundo en el que vivimos. Brutal y esclarecedor.
Marina Escalada
Marina Escalada rated it it was amazing
May 17, 2013
Noe
Noe rated it it was amazing
Aug 13, 2014
Lorenzo López barbosa
Lorenzo López barbosa marked it as to-read
May 26, 2014
There are no discussion topics on this book yet. Be the first to start one »

Share This Book



“La universidad de los siglos XVI-XVIII proporcionó los cuadros de mando al aparato estatal de la corona y a los altos funcionarios que gobernaban las colonias, además de los propagandistas del statu quo por excelencia de entonces, el clero. Con el viraje liberal su función se amplió, formando a "la clase política", a los altos funcionarios del Estado, cuyo número creció vertiginosamente, a los escritores, periodistas y publicistas, a los sabios e ingenieros, a los pedagogos y, cómo no, a los filósofos. Todos ellos irán constituyendo el mayor aparato imaginable para la manipulación de la verdad y el moldeamiento de las mentes, hasta hoy. Su función fue crear y difundir teorías, o sistemas de ideas complejos herederos y continuadores de la teología que son óptimos para lograr el asentimiento irracional hacia el sistema de poder vigente, con algo de verdad o sin nada de ella. Hoy, además y principalmente, ha de "educar" a la juventud, valiéndose de teorías y asfixiando sus necesidades espirituales, en primer lugar la necesidad de verdad, que palpita en el fondo del espíritu de todo ser humano, la producción de hábitos, de ciertas costumbres ligadas a creencias inducidas básicas que moldean la conducta del sujeto sin que éste se aperciba de ello ni haya autorizado tal alteración. El sistema educativo y el régimen de trabajo asalariado son los dos modos de producción de hábitos más importantes en la hora presente.
Las infaustas rutinas que inculca dicho amaestramiento planeado, a través del simple estar en el medio universitario y someterse a sus regulaciones, son muchas. Acostumbra a la suspensión del entendimiento, que es obligado a permanecer años absorbiendo, silenciosa y reverentemente, lo que expone el docente pero no reflexionando por sí mismo, mucho menos cuestionando o contradiciendo. Induce a la competitividad y al medro, por medio del sistema de exámenes. Fomenta el hábito psíquico del utilitarismo y el egotismo, al tener el estudio, mecánico y repetitivo, como meta el alcanzar unas credenciales o títulos para realizar brillantes carreras profesionales. Instaura la costumbre de la jerarquización y su correlativo, el servilismo, que son presentados como las formas naturales de existencia de toda comunidad humana. Estimula la pasividad de la voluntad, pues el educando es tratado como un objeto que no decide nada de importancia, que es traído y llevado sin contar con su albedrío. Arraiga el hábito del fideísmo y las actitudes reverentes hacia las autoridades académicas e intelectuales ilegítimas, que son expresiones particulares de un personaje arquetípico de la revolución liberal, el “sacerdote-maestro” del que trata T. Veblen. Instaura el menosprecio por la sensibilidad, el alejamiento de la experiencia y de la vida, así como de todo tipo de acción transformadora y de compromiso desinteresado, dando pábulo a la holgazanería, el nihilismo, la indisciplina, la desgana y el parasitismo. Surgen mentes de repetición, todas iguales, laminadas por la verborrea profesoral y la balumba de las teorías y los dogmatismos, sin confianza en sus propias capacidades (salvo para reproducir lo absorbido por mentalización). De ese medio emergen sujetos cada día más limitados y mezquinos, incapaces de pensar y obrar con grandeza y con verdad. De ahí la intelectualmente nulificada, sin inquietudes trascendentales ni empuje transformador, carente de creatividad, hiperindividualista y no-ética juventud actual, devastada por el aparato académico y por ello mismo resignada y dócil, sin otro interés que imitar a sus padres en el conformismo, el consumo y la ausencia de fines específicamente humanos. Todo lo expuesto otorga la razón a J. F. Revel cuando alega que la universidad “sustituye la cultura por la impostura”.”
0 likes
“Quien delega en otro o en otros la tarea de pensar se hace un esclavo imposible de ser emancipado o de emanciparse.” 0 likes
More quotes…